Comunidad de blogueros
Especiales tecnología
Especiales ocio y cultura
Especiales salud
Especiales enfoques
PUBLICIDAD
Salud
Y OTROS SÍNTOMAS

Los hombres pueden sufrir náuseas y antojos durante el embarazo de su pareja

Entre el 10% y el 65% de los hombres que van a ser padres presentan muchos de síntomas del síndrome de Couvade durante el primer trimestre del embarazo de sus compañeras.

Los hombres pueden sufrir náuseas y antojos durante el primer trimestre del embarazo de su pareja e, incluso, disminución de la producción de testosterona o el aumento de estrógenos, unos síntomas que los expertos asocian con el síndrome de Couvade.

Una encuesta publicada por la American Psychological Association concluye que los hombres que se preparan para ser padres padecen síntomas del síndrome de Couvade. Según explicó Gabriela Gómez, psicóloga de Sanitas, "durante el primer trimestre del embarazo de su pareja, algunos hombres pueden empezar a experimentar un conjunto de síntomas similares a los de la mujer embarazada".

"Los síntomas que con mayor frecuencia describen los hombres son náuseas y vómitos, repulsión a algunos olores y comidas, apetencia por ciertos alimentos como los famosos antojos, problemas intestinales y malestar estomacal, dolores de espalda, aumento o pérdida de peso, ansiedad, irritabilidad, cambios de humor o cansancio", agregó.

Entre el 10% y el 65% de los hombres que van a ser padres presentan muchos de estos síntomas del síndrome de Couvade. "Sin embargo, existe controversia entre las explicaciones. Lo que más peso parece tener es el fuerte estrés que se experimenta, y el grado de implicación del hombre con su pareja. El estrés intenso y sostenido en el tiempo da lugar a cambios bioquímicos en el cuerpo que pueden ser los responsables de muchos de los cambios hormonales y también psicológicos", puntualizó la experta de Sanitas.

También es muy común ganar algunos kilos durante la espera de la paternidad. "Hay varios factores que pueden provocar un aumento de peso, como acompañar a la pareja en algún antojo, el estrés o la ansiedad producidos por la paternidad, así como la disminución de la práctica de ejercicio físico", añadió.

Una vez que nace el primer hijo, muchos hábitos se modifican, como el sueño, las actividades sociales y el ocio. Por ello, Gabriela Gómez recomendó conservar alguna actividad agradable propia y compartir momentos familiares de forma rutinaria, como practicar deporte.
OTROS ARTÍCULOS DE Salud
  • EFICACIA TERAPÉUTICA

    Autismo, la importancia de su detección en los niños

  • NO PROTEGEN

    El peor resultado para los supuestos beneficios de los ácidos grasos omega-3

  • EN ESPAÑA

    La caries afecta al 95% de la población mayor de 30 años

  • EJERCICIOS DE MODA

    Yoga, pilates o aerobic, ¿con qué deporte se adelgaza más?

  • EPITELIO NASAL

    Los médicos se centran en la nariz para detectar el cáncer de pulmón

Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando o pulsa aceptar, consideramos que acepta su uso. Política de cookies