Comunidad de blogueros
Especiales tecnología
Especiales ocio y cultura
Especiales salud
Especiales enfoques
PUBLICIDAD
Salud
 
ALERTAN DEL PELIGRO

Osteoporosis, caries y obesidad en niños por el consumo de refrescos

Una ingesta excesiva de estas bebidas azucaradas podría afectar gravemente y producir daños en los huesos, en los dientes e incluso la aparición de obesidad en los más pequeños.

El consumo excesivo de refrescos y bebidas gaseosas genera graves daños en el organismo infantil. Entre los problemas destacados estarían los huesos, los dientes y la obesidad. Así lo ha confirmado una nueva investigación que se ha realizado recientemente por científicos en Estados Unidos.

Cuánto más alto es ese consumo de bebidas carbonatadas o con azúcar, más se incrementa el Índice de Masa Corporal y el riesgo de padecer de obesidad. El estudio que se ha publicado en la revista médica The Lancet ha explicado los beneficios y problemas de consumir este tipo de bebidas.

Los refrescos están compuestos en su gran mayoría de azúcares tales como sacarosa, glucosa, fructosa y por lo tanto, se han convertido en una fuente rápida y concentrada de energía. En este estudio se mostró una relación entre el incremento en el consumo de refrescos y la prevalencia de la obesidad hasta en un 34 por ciento.

Los expertos indicaron que el consumo de un litro por día durante tres semanas podría traducirse en ganar hasta un kilo peso, mientras que el consumir más de 500 mililitros al día pueden hacer que se eliminen otros alimentos de la dieta mediterránea lo que provocaría un desequilibrio en la dieta.

Esto afectaría gravemente a la alimentación y por lo tanto también al estado de nutrición del niño. Debido al aumento de azúcares, también aparecen problemas bucales con pueden ser las caries, al igual que la desmineralización de los huesos, lo que puede condicionar una mala calcificación el huesos y la aparición de la osteoporosis.

El estudio también explicó que “se ha asociado el comportamiento agresivo destructivo del niño con el consumo de azúcares. Existen evidencias de que en niños hiperactivos al disminuir el consumo de estos elementos en un 50 por ciento (eliminando colorantes, saborizantes artificiales y cafeína) mejora su comportamiento hasta en el 42 por ciento de los casos”.

La solución para los expertos es disminuir o retirar de la dieta mediterránea de los más pequeños el consumo de estas bebidas y por el contrario, aumentar los jugos naturales o zumos al igual que el agua para evitar que la salud del niño se vea afectada.

OTROS ARTÍCULOS DE Salud
  • POCO CONSUMO

    El remedio para hacer frente al ictus isquémico que dejó sin palabras

  • LA INCÓGNITA

    Cereales, galletas, carne y pescado, ¿cuándo se estropean los alimentos congelados?

  • HABILIDADES MOTORAS

    La flora intestinal y no el cerebro, los cambios de la enfermedad de Parkinson

  • LA EDAD NO IMPORTA

    10 cosas que no sabías de la ortodoncia en adultos

  • PROBLEMAS GLOBALES

    La terapia final contra la obesidad que resultó clave en su tratamiento

Este website utiliza cookies propias y de terceros. Si continúa navegando o pulsa aceptar, consideramos que acepta su uso. Política de cookies